La historia de la Casa que se convirtió en el famoso hotel boutique Casa Gangotena


La majestuosa mansión ecléctica que alberga al galardonado Hotel Boutique Casa Gangotena no solo es una maravillosamente restaurada construcción patrimonial de Quito, sino también una propiedad con siglos de rica historia. De acuerdo a los primeros cronistas de la historia de la ciudad, antes de la llegada de los Españoles, el área que actualmente ocupa la emblemática Plaza de San Francisco fue usada por los Incas y aún antes por los Quitus como un gran mercado al aire libre, conocido como “Tianguez”. Durante el reinado del último de los regentes Incas, Atahualpa, el área estaba ocupada por templos en honor a las deidades Pre-Hispánicas.  Se dice que uno de estos templos ocupó precisamente el lugar donde actualmente se sitúa Casa Gangotena. Con el arribo de los españoles, la Iglesia Católica a través de algunas Órdenes Religiosas comenzó a evangelizar a los “incivilizados” nativos indígenas.  Los Frailes Franciscanos tomaron a su cargo todo el cuadrante occidental de la inmensa Plaza para construir la monumental Iglesia de San Francisco con sus igualmente monumentales Convento,  Capillas, Atrio y Plaza adyacentes.

Patio Casa Gangotena Boutique Hotel

Al consolidar los españoles su dominio sobre lo que hoy es Ecuador y gran parte de Sudamérica, la Plaza de San Francisco se convirtió en el corazón histórico, religioso y comercial de Quito y se empezaron a edificar casas de estilo español alrededor de la Plaza, las que fueron ocupadas principalmente por los jerarcas políticos y administrativos de la época, así como por familias aristocráticas que empezaron a llegar para cumplir funciones oficiales o actividades relacionadas con la cultura y las artes. Las primeras casas alrededor de la Plaza tenían amplios espacios, señoriales patios interiores con fontanas de piedra y estaban decoradas con los más finos materiales, obras de arte, pinturas y el boato de la Europa Renacentista.  De ese modo se fue dando el origen de lo que hoy es Casa Gangotena.  La historia no registra mayores detalles sobre los primeros ocupantes de la mansión durante la época colonial.  Sin embargo, los historiadores reconocen que la palaciega mansión, estratégicamente ubicada en la esquina más importante de la Plaza, diagonal y apenas a pocos pasos de la Iglesia y Plaza de San Francisco, fue usada por las más prominentes familias de la etapa colonial, quienes trajeron la semilla y la sangre de la aristocracia europea a América Latina.

La historia de la mansión se recupera mejor en el período posterior a la Independencia, cuando Ecuador se convierte en República independiente.  Una de las familias más prominentes de aquéllos días, la Familia Gangotena, cuya saga continúa viva hasta la actualidad, reconstruyó la ya legendaria edificación en 1880, para convertirla en una opulenta mansión para su residencia familiar.  Lamentablemente, la gran casona sufrió un catastrófico incendio en 1914 que la destruyó en gran parte.  La misma historia recoge que la mansión fue reconstruida una vez más en 1918 por los Arquitectos italianos, los hermanos Antonio y Paolo Russo, contratados especialmente por la familia Gangotena para el efecto.  Como resultado de su intervención, la casa tomó una interesante mezcla de estilos arquitectónicos tanto en la fachada y exteriores como en la decoración y estructuras interiores. Así, la renombrada casa se convirtió en un vanguardista símbolo de finura neo-clásico, Renacentista e inclusive del entonces famoso estilo Art Deco, con toques claramente italianos en muchos de sus detalles.  Todo esto le dio un estilo único de distinción y opulencia.

Casa Gangotena siempre mantuvo su espíritu colonial con detalles de sofisticación europea y distinción ecuatoriana.  Durante décadas, la más suntuosa mansión de la Plaza de San Francisco fue escenario de importantes reuniones políticas y eventos históricos en la vida republicana del Ecuador de aquéllos días.  Se dice que también algunas sonadas historias de amor florecieron entre los jardines, patios y señoriales salones de la casa, la que se convirtió en el epicentro de la vida social para la alta alcurnia quiteña, siendo además el escenario de eventos culturales y glamurosas fiestas para varias generaciones de quiteños. La familia Gangotena ha sido la cuna de patricios, terratenientes, políticos, artistas, poetas, industriales y académicos. A mediados de los años 1950, Quito entró en un acelerado crecimiento que llevó a muchas de las familias que habitaban el Centro Histórico a mudarse hacia el más próspero y moderno norte de la ciudad donde florecieron nuevos y más exclusivos barrios como La Floresta y La Mariscal. Mientras tanto, varias de las señoriales casas del Centro Histórico fueron abandonadas, semi-abandonadas o arrendadas para viviendas más modestas hasta con ocupación por habitaciones.  A pesar de su gran riqueza histórica, arquitectónica, artística y cultural, el Centro Histórico de Quito entró en un temporal período de decadencia, abandono y olvido. Como resultado de esto, muchas de sus elegantes casas, entre ellas la propia Casa Gangotena, sufrieron deterioro y algunas se perdieron inevitablemente.

Para bien de la ciudad, la UNESCO dio una gran alegría a los ecuatorianos cuando, en Septiembre de 1978, la prestigiosa Institución, organismo oficial de Naciones Unidas, declaró al Centro Histórico de Quito como el Primer Patrimonio Cultural de la Humanidad en el mundo. El histórico hecho fomentó un renacer del Quito colonial y, con la ayuda de la propia UNESCO, organismos internacionales y el apoyo de Instituciones públicas nacionales, el Centro Histórico de la ciudad inició un proceso con planes estructurados para la restauración de casas, Iglesias, conventos, plazas, monumentos y otros elementos del área. Mientras las más amplias planicies del norte de la ciudad se seguían poblando y llenando de modernidad, el Centro Histórico revivía como un lugar de peregrinaje obligado para los propios quiteños así como para los visitantes nacionales e internacionales. En este proceso, Casa Gangotena fue incorporada al inventario de “Edificaciones Patrimoniales de la Ciudad”.  Algunas familias hasta decidieron regresar para vivir en los viejos y encantadores barrios del Centro colonial y cooperaron para la restauración de aquéllas antiguas casas señoriales, trayendo de vuelta nuevos aires de vida al Centro de la ciudad.  

En el año 2005, un visionario grupo de empresarios ecuatorianos liderado por el ex Alcalde de la ciudad Roque Sevilla inició una relativamente rápida negociación con la familia Gangotena para adquirir la propiedad.  El siguiente paso fue la contratación de un experto arquitecto con amplia experiencia en restauración para dirigir las labores de recuperación estructural de la casa, fortalecer sus cimientos y renovar la gran mansión.  La tarea incluyó una virtual reconstrucción integral de las estructuras, preservando las características arquitectónicas originales de la casa, desde su fachada hasta los espacios interiores.  El trabajo tomó alrededor de cinco años, antes de entrar a la etapa final en la cual otro prominente arquitecto, especializado en decoración de interiores, tomó a su cargo la tarea igualmente difícil de recrear las características y decoración palaciega de la casa original, incluyendo los señoriales pisos y escalinatas de mármol, las paredes y techados con sus pinturas europeas, paneles de madera fina, espléndidos espejos, lámparas y todo el equipamiento de las habitaciones y mueblería, desde camas, sábanas, cortinas y el millar de elementos adicionales requeridos para la restauración manteniendo el estilo original de la mansión, pero orientado ahora a ser un Hotel de clase mundial.

Finalmente, en Octubre de 2011, Casa Gangotena abrió sus puertas al público, totalmente restaurada y renovada exterior e interiormente, ofreciendo con ello a Quito y al Ecuador una nueva opción de alojamiento en la cual el lujo clásico se combina perfectamente con elementos de modernidad y tecnología, añadiendo un nuevo producto de gran lujo al portafolio turístico de la ciudad y el país. En menos de dos años, el flamante y espectacular Hotel Boutique Casa Gangotena empezó a recibir los mejores comentarios de sus primeros huéspedes, los que abrieron las puertas para recibir importantes distinciones internacionales, excelentes reportajes en revistas de viajes de gran renombre mundial, todo lo cual fue coronado cuando a comienzos de 2014, el  mundialmente prestigioso portal de viajes Trip Advisor, otorgó a Casa Gangotena los “Travelers Choice Awards 2014” declarando al Hotel como “Mejor Hotel del Ecuador”; “Mejor Hotel de Sudamérica” y “Sexto Mejor Hotel del Mundo”. Estos logros han llenado de orgullo a los promotores, administradores y personal del Hotel, generando un renovado compromiso por mantener tan elevados estándares de calidad y servicio.

Categories: EspañolTags: , , , , , , ,

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: